viernes, 19 de mayo de 2006

Nebulosa



Oda a la Nebulosa... (de mi alma).

Suaves, como los pétalos de una rosa, para acariciar mi rostro;
blancas, como la nieve que brilla fuerte respondiendo al saludo del amado Sol; blandas, como nuestro colchón que nos cobija y abriga cada noche, cada tarde;
transparentes, respondiendo al llamado de su elemento;
oscuras, respondiendo a la presión de la Tierra, del aire, de los humanos; resistentes, tanto que puede provocar tormentas;
duras, tanto que puede provocar rayos;
energéticas, para ser nube, para ser lluvia, para ser rayo, para ser nada, para ser todo, para dar sombra, para dar calor;
volubles, para proyectar en nuestra imaginación, nuestros más preciados deseos; grandes, que cubren todo el cielo;
pequeñas, que nadie las distingue;
azules, para confundirse con las estrellas;
negras, para enfrentar el brillo intenso de la luz, que opaca el día y la noche; rosadas, para darle amor a la primavera;
abiertas, para dejar que los rayos acarician mi vientre;
cerradas, para dejar guardar y proteger, los futuros anhelos;
oxígeno, elemento base;
lluvia, para viajar, para visitar, para cambiar;
hielo, para acompañar un trago;
jijijiji.

2 comentarios:

Eva dijo...

que chistoso el final miga....
^^

Anariën dijo...

jajajajaja!!
en realidad el final te aterriza toda la poesía... miga ke weno ke la Eva me haya linkeado a su blog pa saber ke es de ustedes ya que estoy literalmente "en el umbral entre dos mundos". te kero mucho amiga y de veras ke necesito que nos juntemos. Todos. como antes.
besos miga y ojala que mi deseo de verlas se haga realidad.